¿No está la Biblia llena de errores?

Print Friendly
Por Paul S. Taylor, 24 de septiembre de 2007

Quizá usted haya tenido una experiencia similar a la mía. Hace algunos años, un participante de una discusión en Internet, insistía continuamente en que la Biblia estaba llena de contradicciones. Cuando lo reté a publicar tres contradicciones, el mencionó más de cuarenta. Yo publiqué una respuesta para cada una de ellas, pero en menos de treinta segundos él dijo que mis respuestas carecían de sentido. Más tarde descubrí que había copiado su lista directamente de otro sitio de Internet.

Con frecuencia, la afirmación de que la Biblia contiene errores es sólo una excusa para no creer. Son pocas las personas que hacen esta afirmación y han leído la Biblia, o incluso analizado cualquiera de estas supuestas contradicciones.

¿Cómo debería responder un cristiano cuando se encuentre con una aparente contradicción? Para este artículo, he elegido tres ejemplos de supuestos errores para ilustrar el tema. Éstos se consideran dentro de la categoría de falsas contradicciones, errores de traducción y los llamados errores científicos.

Ley de la No Contradicción
Siendo que Dios es Perfecto, Santo y Verdadero, sabemos que no hay verdaderas contradicciones en su Palabra, sin importar lo que parezca en un principio.

Aunque diversos autores humanos fueron quienes escribieron los libros de la Biblia, en diferentes estilos por un largo periodo de tiempo, la Biblia realmente tiene un solo autor: Dios. Siendo que Dios es Perfecto, Santo y Verdadero, sabemos que no hay verdaderas contradicciones en su Palabra, sin importar lo que parezca en un principio. Así que debemos escarbar un poco más.

Como dice un experto: “Si la Biblia viene verdaderamente de Dios, y si Dios es un Dios de verdad (y lo es), entonces… si dos partes parecen oponerse o contradecirse, nuestra interpretación ya sea de una o de las dos partes, debe estar equivocada”.

Muchas de las supuestas discrepancias ocurren cuando las personas contraponen dos pasajes de manera equivocada. Por ejemplo, Eclesiastés 7:29 dice: “Dios hizo al hombre recto”. Pero en Salmos 51:5 dice: “He aquí, en maldad he sido formado”. Sin embargo, si se observa cuidadosamente el contexto de Eclesiastés 7:29, se está hablando de Adán y Eva, quienes originalmente fueron creados rectos. En Salmos 51, el Rey David está hablando de su situación personal, como un descendiente caído de Adán. Por lo tanto, no hay ninguna contradicción.

Errores de traducción
Las acusaciones en contra de la Biblia frecuentemente están relacionadas con las dificultades inherentes en el trabajo de traducción. La mayoría de estos problemas tienen una explicación muy sencilla si se indaga un poco en comentarios u otras ayudas de estudio que tratan con el hebreo y griego originales. Por ejemplo, el libro de Levítico describe a los murciélagos como “aves”: “Y de las aves, éstas tendréis en abominación; no se comerán, serán abominación: el águila, el quebrantahuesos, el azor,… y el murciélago.” (Levítico 11:13-19)

Si se cuenta con una buena traducción, con frecuencia es posible encontrar pistas simplemente comparando la palabra en cuestión con otros pasajes. En este caso, la versión Biblia del Rey Jacobo (KJV King James Version) usa la palabra fowls (aves, gallinas o animal alado) en lugar de birds (aves), y la palabra fowls aparece nuevamente en el verso 20 para describir insectos. Obviamente los insectos no son aves en el sentido moderno de la palabra, así que se tiene que revisar en el hebreo. La palabra hebrea es owph (Concordancia Strong núm. 05775). Aunque usualmente “ave” es una buena traducción de owph, el término puede abarcar cualquier cosa que tenga alas: una criatura alada. Por lo tanto está completamente dentro de la regla que la palabra sea usada para aves, insectos voladores y murciélagos. Presumiblemente también podría utilizarse para los pteranodones (reptiles voladores).

Errores científicos
En general, los críticos atacan la Biblia apelando a ideas de científicos seculares. Ellos buscan demostrar cómo un pasaje de la Biblia se aleja del pensamiento científico moderno. Por ejemplo, Moisés dice que los insectos tienen cuatro patas, cuando nosotros sabemos que tienen seis. Levítico 11:20-23 dice: “Todo insecto alado que anduviere sobre cuatro patas, tendréis en abominación. Pero esto comeréis de todo insecto alado que anda sobre cuatro patas, que tuviere piernas además de sus patas para saltar con ellas sobre la tierra; estos comeréis de ellos: la langosta según su especie, el langostín según su especie, el argol según su especie, y el hagab según su especie”.

De hecho, en la actualidad utilizamos de manera similar la expresión “andar en cuatro patas”: se refiere a la acción de la criatura, a andar o caminar, más que al inventario completo de las patas de la criatura. En realidad, la Biblia es muy precisa al describir las langostas y otros insectos similares. Tales insectos efectivamente tienen cuatro patas con las cuales se arrastran y dos patas con las que saltan.

En muchos casos como éste, se puede destacar lo absurdo de asumir que el autor olvidó cómo es un ave o que contó mal el número de patas que tiene un saltamontes. Moisés, enseñado en la corte del faraón, fue uno de los hombres con mayor educación de su época.

Por esta sola razón, un lector objetivo de la Biblia asumiría que el autor tuvo buenas razones para escoger esas palabras. Aunque como cristianos, sabemos sin duda alguna que el Autor habló la verdad y sabía de lo que estaba hablando.

Conclusión
El mismo método se aplica para resolver la mayor parte de los errores aparentes. Si no tenemos una explicación inmediata, entonces nuestra conjetura inicial de que la Biblia es verdad debe tener prioridad, y por lo tanto tenemos que aprender más. En cada caso hay una explicación lógica; solamente tenemos que despejar nuestra propia ignorancia. La idea de que Dios cometió un error nunca es una posibilidad.


© 2015 Answers in Genesis. Publicado originalmente en inglés con el título “Isn’t the Bible Full of Errors?” en Answers In Genesis

Traducción: Noemí Vázquez Pérez, BCTA

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

19 + 5 =